Calaceite, Capital cultural del Matarraña

 

Casa rural calaceite calleCalaceite es una de las poblaciones más reconocidas del Bajo Aragón histórico. Recorrer su antiguo trazado medieval supone un deleite para los sentidos, pues todo lo que nos ofrece es sinónimo de belleza. No en vano, su casco urbano fue declarado Conjunto de Interés Histórico Artístico en 1973 y Bien de Interés Cultural. Calaceite es piedra es historia, es arte y patrimonio. Uno de esos lugares donde la cultura se siente arropada y donde el visitante sale reconfortado.

Te proponemos un recorrido a pie por sus calles y rincones imprescindibles para que no te pierdas nada. Un paseo sin prisas que será difícil de olvidar. Ven con nosotros a conocer la capital cultural del Matarraña, cuna y lugar de adopción de artistas, literatos, arqueólogos e historiadores ilustres.

Plaza CalaceitePara visitar Calaceite, situada a tan solo 20 Km. de El Corral de Valero, te recomendamos aparcar el coche junto a la carretera nada más llegar para iniciar el recorrido a pie en la plaza de la Diputación provincial. Aquí, junto a la vieja balsa, se ubicó el antiguo Molino de aceite de la Vila, producto fundamental de la economía local desde hace siglos, y la casa de la conocida ceramista Teresa Jassá. De aquí parte la Calle Mayor, vía principal donde se pueden apreciar bellas casonas con fachada de piedra sillar de los siglos XVII y XVIII que nos conduce a la Plaza Mayor.

Estamos en el centro de la población, un espacio porticado de gran belleza donde sobresale la Casa consistorial, edificio elevado sobre dos grandes arcos y rematado con la típica galería aragonesa en 1601. No olvides acercarte a la encantadora plaza de la Lonja junto al ayuntamiento. Atravesando el pórtico norte de la plaza, partimos ahora hacia la calle de la Iglesia, donde nos sorprenden magníficos ejemplos de arquitectura civil y la majestuosa portada del templo parroquial dedicado a la Asunción.

Iglesia calaceiteA escasos metros se halla la curiosa “casa-lonja”, desde donde podemos alzar la vista para admirar la esbelta torre campanario y sus interesantes esculturas figuradas en las esquinas.

Tomamos ahora la calle d´Enrufa hasta llegar a la Capilla de la Virgen del Pilar, una de las dos portadas-capilla conservadas en Calaceite, antaño portales de acceso y salida de la antigua muralla medieval que protegía la población. A escasos metros se encuentra la casa donde residió el escritor chileno José Donoso, uno de los muchos enamorados de la población a primera vista. Y desde este punto, nos adentraremos en la calle Maella, quizás la más admirada por sus paisanos, donde se encuentran magníficas fachadas de palacios decoradas con escudos de armas de los antiguos propietarios.

Dicen que quien no ha estado en la calle Maella no conoce Calaceite, así que ya estás avisado.Calle_Maella

Una vez atravesada nos dirigiremos por la calle Estudios hasta el Museo Juan Cabré, un lugar de visita obligada y que alberga secciones de arte rupestre, cultura ibérica, fotografía antigua, arqueología y etnografía muy interesantes. Es el momento de volver al centro de Calaceite por la calle Roquetas, donde se sitúa el magnífico balcón en esquina de la casa Moix. La escalera nos conducirá a la calle San Antonio, que recibe su nombre por la capilla-portal dedicada a este santo. Desde aquí llegamos de nuevo a la plaza de España y a la Calle Mayor, pero regresaremos al punto inicial por la Baixada d´en Bellosta, un rincón emblemático porticado formado por un torreón y restos de muralla.

Pero Calaceite es conocido además por sus yacimientos arqueológicos. Si tienes tiempo, te invitamos a conocer el poblado ibérico de San Antonio, situado al otro lado de la carretera, en el cerro del mismo nombre y declarado Bien de Interés Cultural en 1931. El yacimiento forma parte de la Ruta Iberos en el Bajo Aragón y es un lugar de fácil acceso, idóneo para conocer el urbanismo y arquitectura de los pueblos prerromanos en este territorio, hace más de 2000 años.

En Calaceite tendrás la oportunidad de disfrutar de la gastronomía típica del Bajo Aragón, pues cuenta con varios restaurantes en los que degustar platos tradicionales, donde el ternasco, el jamón, los embutidos, el aceite de oliva y el vino de nuestra tierra son los absolutos protagonistas.

Como ves, Calaceite es una apuesta segura para el visitante. Una escapada desde El Corral de Valero que seguro vas a disfrutar. No te lo pierdas.

Pin It on Pinterest